No hay leyes para escribir